cosas, hechos, gente, vidas destrozadas

Las cosas no pasan, las hacemos pasar. Los hechos no se lo olvidan, los olvidamos. Si no hubiese en el mundo tanta gente a la que le han jodido la vida, no habría tantas personas incapaces de pensar en los demás. Cómo seguir sintiendo cuando el dolor es tan grande. Cómo se puede sentir nada cuando le has destrozado la vida a alguien... a quien le dijiste que le querías...

una y otra vez

... a base de repetirtelo te lo creiste y ni siquiera eres consciente de lo que significa lo que has hecho

fragmentos reencontrados

[...]¿Y qué más dará? La gente es mala.
Don Anacleto callaba, con la mirada baja.
-Mala no- objetó Fermín-. Imbécil, que no es lo mismo. El mal presume una determinación moral, intención y cierto pensamiento. El imbécil o cafre no se para a pensar ni razonar, como bestia de establo, convencido de que hace el bien, de que siempre tiene razón y orgulloso de ir jodiendo, con perdón, a todo aquél que se le antoja diferente a él mismo, bien sea por color, creencia, por idioma, por nacionalidad o, como en el caso de don Federico, por sus hábitos de ocio. Lo que hace falta en este mundo es más gente mala de verdad y menos cazurros limítrofes.

Carlos Ruiz Zafón - La sombra del viento

Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino de
emociones,
justamente éstas que regresan el brillo a los ojos
y restauran los corazones destrozados.

Muere lentamente
quien no gira el volante cuando está infeliz con
su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
atrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos......

el genial Neruda
http://www.camino-latino.com/spip.php?article122